29
Dic
09

El baúl de los recuerdos

Cuando era muy pequeña había una habitación en mi casa a la que, bajo ninguna circunstancia, se podía entrar…

La habitación del fondo del pasillo.

Según mis padres en ese cuarto vivía un monstruo; un monstruo al que, obviamente, no había que molestar. Y obviamente no iba a ser yo la que osase incordiar al monstruo, ¡no fuera a ser que tuviese mal despertar!

Pasaron los años y un buen día… mis padres abrieron la puerta… ¿y qué apareció? ¿el monstruo grande, gordo y peludo?

No.

Apareció… un cuarto oscuro.

Mis padres eran (y siguen siendo) aficionados a la fotografía y habían convertido un cuarto de baño en su cuarto de revelado. Con razón no me dejaban entrar… 😆

Hoy hemos bajado sus cámaras, olvidadas desde hacía años en lo alto de una estantería… ¡y qué bonitas son! Tienen ese encanto de lo antiguo, recuerdo de aquella época en la que no había tarjetas SD y cada foto había que pensarla muy bien porque sólo se contaba con entre 12 y 36 intentos, según el carrete que llevase la cámara…

Cámara: Canon EOS 1000D

No creo que vaya a utilizar estas cámaras para fotografiar teniendo ya mi réflex digital, además de que probablemente no funcionen del todo bien después de tantos años… pero estoy investigando si sería posible utilizar los objetivos de mis padres con mi cámara. No estaría nada mal…

Cámara: Canon EOS 1000D
Anuncios

0 Responses to “El baúl de los recuerdos”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: